jueves, 17 de enero de 2019

LA CUEVA DE ALÍ BABÁ CAMBIA DE DUEÑO




 LA CUEVA DE ALÍ BABÁ CAMBIA DE DUEÑO

Después de treinta y seis largos años, la cueva de Alí Babá con sus ramificaciones en cuevecillas, zulos y escondrijos, pasa de manos  del corrupto socialismo andaluz, a la vez administrador del maná diario que sanguijuela de su propio proletariado, a ser administrada por una conjunción de formaciones que en Andalucía su único mérito es no haber sido corruptos, en principio porque no tuvieron ocasión de serlo, siendo el PP el único que ya ganó unas elecciones en Andalucía y ha gobernado casi todas las capitales andaluzas, axfisiado eso sí por los tentáculos que emergían del “monstruo de San Telmo” extendidos por los cuatro puntos cardinales.

“Nos han robado lo que es nuestro”, venía a decir la derrotada y corífea  Susana a sus incondicionales de autobús y bocadillo. “Nos han robado lo que es nuestro” gritaban al unísono en una clara descripción del sentido patrimonialista con que el PSOE administraba lo que consideraba propio, Andalucía y PSOE una misma cosa, una unidad de destino en lo universal como se pregonaba en el viejo régimen y, como en el caso de aquél y haciendo valer el refrán de que no hay mal que cien años dure, la universalidad del régimen socialista aguantó los mismos treinta y seis años que el régimen franquista, sin que aquí fuera necesaria la defunción de nadie sino por el mismo anquilosamiento de quiénes gobernaban y de quiénes eran gobernados.

Una cueva sin fondo. Llegar al final, misión casi imposible
 La nueva CEDA que a partir de ahora va a gobernar Al-Ándalus no va a tener fácil, ni con milagros, su labor de destapar cofres, levantar alfombras, abrir ventanas y expulsar a los malos espíritus. Cinco personajes van a ser los que en un lado y en otro van a determinar el destino del pueblo andaluz en los próximos años. Por un lado Juanma Moreno y  Juan Marín  en el difícil caminar de dos por tres calles, siendo la tercera por la que transita también Francisco Serrano y por la que Juan Marín se cambia de acera al cruzárselo. Una coalición a dos y una guerra a tres porque Mayo está cerca y lo de aquí puede o no valer para lo venidero. 

Por otro lado Susana Díaz y su enemiga, quizás ahora posible amiga de conveniencia Teresa Rodríguez, ambas luchando por su supervivencia. La primera , con la mirada puesta en el tsunami que  se ve venir desde Ferraz y  que podría poner fin a su andadura por la política, formando una barrera de incondicionales paniaguados que ya han rodeado el Hospital de la Sangre en una protesta no por lo que allí ocurría sino por lo que significaba, el fin de la administración paralela, de los miles de chiringuitos, empresas y sucursales que alimentaban a unos cuantos miles de indolentes holgazanes que a su vez controlaban todo lo que el ciudadano normal pudiera requerir o exigir de la Junta. 

La segunda, porque ayuna de argumentos digeribles por el respetable, se ha embarcado en ser adalid de un feminismo rancio que ha creado una industria en torno a la ideología de género, en la que sobreviven dos mil asociaciones feministas manejando e intoxicando a cientos de mujeres en apuros a las que dedican tan solo el 2,8% de lo que perciben del erario público mientras el resto se pierde por los recovecos creados en cuatro décadas de infinitas corruptelas. Una y otra denotan la carencia de valores democráticos recurriendo tras el descalabro electoral a la vieja máxima marxista de que  lo que no se gana en la urnas se pelea en la calle.

Juntos pero no revueltos
 Difícil, muy difícil lo va a tener la coalición gobernante para poder hacer algo notorio, cumplir promesas, salvar la cara y afrontar con éxito las elecciones de 2023. El socialismo clientelar incrustado en la sociedad andaluza va a poner continuamente palos en la rueda, se va a radicalizar y va a tomar la calle haciendo complicada la convivencia. Desmantelar el monstruo de la cueva de Alí-Babá ya encerraría mucho riesgo para un gobierno con mayoría absoluta cuanto ni más para una pseudocoalición de dos que caminan por tres calles. 

Juanma Moreno debería tomar ejemplo de lo que pasó a Cospedal en Castilla-La Mancha, otro feudo donde los socialistas hicieron de su capa un sayo durante décadas y  dónde resultó infructuoso luchar contra una administración politizada de cargos a dedo y serviles paniaguados, creada desde el socialismo para una eternidad.


 

lunes, 31 de diciembre de 2018

ADIOS 2018, VIVA 2019





ADIOS 2018, VIVA 2019

Damos fin al recorrido por un año aciago en el que hemos perdido muchas energías por culpa del mal y débil enfoque del problema catalán, que es el que ha determinado y condicionado el quehacer de la política española. La conjunción astral de traidores que desalojaran a un Gobierno legalmente constituido para sustituirlo por una continua maquinación antiespañola consentida y aplaudida por quien fue aupado al podio bajo la promesa de la brevedad.

Es esperanzadora la reacción del pueblo español que parece despertar del letargo y ya ha dado muestras de inconformismo con quienes pretenden mantenerlo adormilado. El castigo infringido al PSOE (el partido al que la “E” le viene cada día más grande) en su corazón andaluz como respuesta a la política traidora de quien hace de la felonía su deporte favorito y el ascenso consecuente de un partido que defiende todo lo que el Gobierno y sus adláteres tratan de destruir,son la primera manifestación del pueblo al desperezarse; ahora vendrá la segunda parte en este año que llega, posiblemente cargado de sobresaltos.

Dicen los optimistas y estoy con ellos, que España es una nación con un potencial con frecuencia puesto en duda. Muy gordo fue lo de ETA y se acabó con ella y al lado del terrorismo vasco el amago secesionista catalán es un juego de niños, que si no fuera por las alas que les presta el innombrable monclovita, su misma naturaleza caníbal acabaría con ellos.  Se quitó del medio al traidor de la ceja, ahora vergonzosamente convertido en pregonero de la miseria chavista y de la misma forma nos quitaremos del medio  a un adorador de sí mismo que ha convertido la Moncloa en una agencia de viajes, que traiciona a la España que gobierna aliándose con los  enemigos de ésta poniendo en peligro su integridad  y que en un ataque de soberbia y narcisismo no es capaz de ver más allá de los setos del jardín de Moncloa a los que se aferra como niño que le quitan el juguete.

El optimismo de algunos se contradice con la realidad social y económica. La convivencia en Cataluña se ha roto y la enfermedad se contagia a Valencia y Baleares mientras los vascos vuelven otra vez a sacar en cuello arremetiendo contra todo lo que suena a español. Hay que utilizar la memoria histórica para no repetir errores y no para hacer del odio el arma que permite gobernar a quien no tiene nada que ofrecer. La economía se resiente, las inversiones millonarias que ha perdido Cataluña no todas han ido a parar a Madrid y son muchas las que se han quedado por el camino. Urge plantarse de una vez, extirpar el cáncer independentista y poner las cosas en su sitio. 

El año venidero es el de la cuerda floja, para el viajero de la Moncloa y para su partido, que recibirán en las urnas el pago a sus errores; para el cara de cerdo catalán  que no podrá mantener por más tiempo el engaño a un colectivo cada vez más desencantado; para los aburguesados  podemitas que se verán reducidos a lo que en realidad representan y también para los que habitan el centro /derecha/derechona, que deberán trasmitir un mensaje de ilusión y cordura para salir de este embrollo.

Dice el refrán que “el que mal huele, debajo lo tiene”. Eso es lo que debe pasarle al tal Kichi, alcalde gaditano, que pensaba que el olor era de la diarrea del PP sin percatarse de que sobreviene de la suya propia.

Feliz año a toda la gente de buena voluntad y en especial a los pocos que me leen y me aguantan.

www,pacodelhoyo.blogspot.com  



sábado, 15 de diciembre de 2018

LOS CAPRICHOS DE SÁNCHEZ



                                                


                      LOS CAPRICHOS DE SÁNCHEZ


El Doctor Sánchez había programado un Consejo de Ministros en Barcelona como un detalle de acercamiento, diálogo, entrega, bajada de pantalones etc. etc. con tal de conseguir el voto favorable a los Presupuestos. Dinero a espuertas  y hasta un regalo de la ministra Celáa –la segunda más fea del gabinete si Tezanos hiciera las encuestas como Dios manda- permitiendo decidir a Torra las horas de castellano en los colegios, o sea, ninguna.

El Doctor Sánchez creía que con este gesto iba a contentar a quiénes lo mantienen en Moncloa, que debían entenderlo como muestra de agradecimiento. Trasladar la vaca nacional a Barcelona para ordeñarla allí y repartir la leche, esa era la idea, pero el ocurrente monclovita o está muy desesperado o no se entera de lo que se llevan entre manos el tándem Puigdemont & Torra. 

El golpista, fascista, xenófobo, y tonto de solemnidad que el aprendiz de Napoleón tiene puesto al frente de la Generalidad, desoyendo a quiénes le aconsejan volver prudentemente al redil y haciéndose eco de la propia desesperación de su mentor, se ha tomado la dádiva de Sánchez como una afrenta –quien da de comer a perro ajeno, pierde el pan y pierde el perro- y está removiendo Roma con Santiago azuzando a su ejército de kale borroka –seis mil según ellos mismos dicen- para aguar el Consejo de Ministros haciendo ver a propios y ajenos quién de verdad manda en Cataluña.

"Oye, pero que ocurrente es este Torra ..."
 Contrariado el Doctor Sánchez por la salida de Torra, va y dice que por sus reales hace el Consejo en Barcelona y coincidiendo además con el aniversario de la victoria separatista en las últimas elecciones, mal convocadas por Rajoy y ganadas amargamente por Inés Arrimadas. Torra no le cede ningún espacio público para el evento, Sánchez prescinde sin razón de los edificios del Estado y pide prestada una sede a los empresarios catalanes, que la cobrarán cara de una u otra manera. Aún así vuelve a pedir una entrevista a Torra –a solas para que no trascienda la calzonada- y éste se desmarca exigiendo hablar de tú a tú y de todo lo divino y humano, vamos, una cumbre catalano-española para hablar del “cat exit”.

Mientras tanto y con los CDR organizados según mandan los cánones de la lucha callejera, los Mossos de Esquadra favorables a la causa se dan de baja en una suerte de “fiebre azul” para evitar dar palos a los suyos y dejar a los “constitucionalistas” junto a Guardia Civil y Policía Nacional la difícil y peligrosa tarea de defender el orden sin provocar actuaciones más allá de las necesarias, que pueden utilizarse como propaganda mediática del independentismo. La Vicepresidenta Calvo –si la cara es el espejo del alma, sería el alma más diabólica en la encuesta Tezanos- va y nos dice que el Consejero de Interior Miquel Buch le garantiza todo lo garantizable, es decir nada, porque si no, a cuento de qué movilizamos  a los Cuerpos de Seguridad del Estado.

Tener que enviar a Cataluña 9.000 efectivos de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado  cuando la Generalidad dispone de un colectivo de 16.000 Mossos de Esquadra, que entre otras cosas están obligados a mantener el orden, supone un auténtico fracaso de la política de bajada de pantalones del Doctor Sánchez. Nueve mil policías y guardias civiles que aparecerán ante los medios internacionales como la salvaje respuesta de un gobierno español opresor, que no encontrarán alojamiento digno –volverán al barco- ni serán replegados en un plazo corto de tiempo. 9.000 agentes que pasarán la Navidad lejos de sus familias solo por el capricho de un iluminado que pasará las suyas viajando en el Fálcon a Doñana y Lanzarote.

La Moncloa para hacer turismo gratis con la señora
 El coste económico, la quiebra de convivencia, las alas al independentismo más cerril de las CUP y CDR, el ridículo ante el desprecio del impresentable Torra y la imagen de una Navidad altamente conflictiva es pagar demasiado por el mero capricho de un iluminado –en esto Torra y Sánchez parecen gemelos-; un iluminado al que España le importa un carajo y ha ocupado la Moncloa para hacer turismo con la señora, dejar en manos del ”Gobierno bonito” cuantas ocurrencias les vengan a la cabeza y aguantar contra viento y marea. Mientras tanto nueve mil familias españolas no van a pasar juntos la Nochebuena porque a este “Narciso”  se le antoja el capricho de montarse un espectáculo en Cataluña para después disfrutar plácidamente su Navidad en Doñana y Lanzarote, a bordo del Fálcon donde hasta el caviar ya es secreto de Estado.

Caro nos está saliendo el alquiler de Moncloa a este manirroto pagador de caprichos propios con el dinero de todos. Ni le deseo feliz Navidad  ni venturoso año nuevo. Mi deseo para el próximo año es que, quién hizo bueno a Zapatero se vaya a hacer puñetas y nos deje en paz. Solo eso.
                                                    www.pacodelhoyo.blogspot.com